lunes, 30 de noviembre de 2009

La ENCINA


Ecologistas en Acción proponía para el día 27 de noviembre una jornada “sin compras”: el DÍA SIN COMPRA, una celebración iniciada allá en el lejano 1992, cuando todavía la mayoría de los ciudadanos no nos hacíamos eco de lo graves problemas ambientales. Como siempre, las minorías ya proponían una reflexión de este tipo. Una reflexión que apremia y se hace urgente ante una presión empresarial y mediática: “CONSUME, CONSUME, NO DEJES DE CONSUMIR….incluso como premisa inequívoca de una de las vías de solución a la actual crisis económica.

Este lema, que de una u otra manera ha pasado a formar parte de nuestro pensamiento y, por tanto, de nuestra actividad diaria acaba anulando nuestra capacidad crítica.

Este mensaje también subyace detrás de la “frenética actividad” de la “producción cultural, ambiental, social, educativa…” y de la mayoría de trabajos en la sociedad actual: “PRODUCE, PRODUCE,… PRODUCE….”. La cadena de producción no debe “detenerse” nunca, tanto sean bienes materiales como intelectuales. No se trata de poner en duda o cuestionar la creatividad y el trabajo, pero si de poner sobre la mesa “los excesos” que conllevan un enorme despilfarro de recursos económicos, ambientales y humanos.

Mientras, la naturaleza trabaja despacio, pensando cada uno de los pasos que da, horneando a fuego lento las células que conforman la vida, el agua que fluye, la energía permanente,…..

Por eso la ENCINA, símbolo de constancia, permanencia,

adaptación al medio,

trabajo pausado y sabiduría.


Quizá podemos establecer nuestro propio día o días SIN,
sin compras, sin producción,…




y otras muchas que podemos encontrar:


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece una reflexión muy acertada y más en estas fechas en las que estamos. Parece que si no consumimos estamos "pasados de moda". Saludos desde la UPA.

Anónimo dijo...

Tendriamos que aprender de nuestros mayores,a no consumir tanto y valorar mas las cosas.Una andorrana.

BEATRIZ dijo...

Que bonita reflexión para esta tarde de fiesta libre.
Estas pequeñas aportaciones y trabajo pausado será el que construya un futuro esperanzador.