lunes, 25 de julio de 2011

Grandes incendios forestales en Teruel: ¿del desierto demográfico al desierto ambiental?

Los grandes incendios forestales son fenómenos complejos que causan gran alarma en la sociedad, sobretodo cuando se producen irreparables pérdidas humanas. Sin embargo la sociedad, preocupada por los graves problemas económicos actuales o simplemente por desinterés o conformismo, olvida fácilmente el impacto de los incendios.

En Teruel, los cambios socioeconómicos de las últimas décadas y algunas características del medio físico confieren a la provincia una especial fragilidad frente al fuego y los procesos de desertificación ligados a los incendios forestales.

Los incendios de 2009 son un claro ejemplo de los riesgos asociados a los grandes incendios forestales. Aunque los efectos de estos incendios ya son inevitables, el análisis y la reflexión sobre lo sucedido hace dos años puede aportar criterios y soluciones para afrontar próximas situaciones de riesgo.

Dos años después
, buena parte de los montes quemados reverdecen en un paisaje dominado por extensas áreas con la madera quemada retirada o apilada. Ambos factores podrían indicar que la restauración está evolucionando positivamente y que sólo es cuestión de tiempo el retorno a la situación previa al incendio. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y está plagada de riesgos e incertidumbres.

Tomando como referencia el incendio de Aliaga, el más extenso pero también el que ha causado un mayor impacto ecológico y económico, la situación actual podría describirse someramente en los siguientes términos:

En nuestros montes el suelo constituye el principal recurso a conservar. Sin embargo, excepto en las zonas llanas o abancaladas, hay evidencias de significativas pérdidas de suelo por erosión laminar.

La composición de la vegetación ha experimentado cambios importantes. La colonización con especies pioneras ha producido una apreciable, aunque temporal, eclosión de biodiversidad. A corto plazo es previsible que la vegetación evolucione hacia tipos de formaciones muy abiertas o ralas, donde la presencia de pinar quedará limitada a los rodales que no se quemaron y a la pequeña superficie ocupada por pino carrasco y pino rodeno (con buena regeneración).

La autosucesión después del fuego de los pinares de pino silvestre y negral (mayoritarios en la zona) presenta serias limitaciones, por lo que su recuperación tendrá que producirse a partir de semillas procedentes de los márgenes o de rodales sin quemar. Sin embargo, no deberían plantearse nuevas repoblaciones (ya se han realizado algunas) sin un consenso previo sobre el uso y los aprovechamientos futuros de estos montes, sobre su composición y su futura gestión. En cualquier caso, deberían realizarse con garantías de alcanzar unos resultados mínimos y asegurando su posterior gestión selvícola.

En los rodales parcialmente afectados por el incendio permanecen árboles muy debilitados, debilidad que constituye un reclamo para la proliferación de plagas. Estos rodales requieren tratamientos específicos, tanto para garantizar su viabilidad como para inducir procesos de restauración pasiva (al igual que en los márgenes del incendio).

Aparentemente no se ha realizado ningún estudio previo
para analizar la necesidad y prioridad de las acciones de restauración. Hasta la fecha, las actuaciones están orientadas al tratamiento de la madera quemada. Independientemente de los riesgos o de la severidad del incendio, el criterio utilizado en la selección de las zonas de actuación ha sido la propiedad del suelo (suelo público) y el aprovechamiento de la madera.

Se ha realizado una extensa actividad de apeo de la madera quemada, actividad que también ha ocasionando impactos negativos. Los más severos se producen fundamentalmente en las zonas con extracción total de la madera y son originados en la apertura de pistas (para facilitar la extracción de madera), por accesos inadecuados con maquinaria pesada (con suelo húmedo y en máxima pendiente) y, muy especialmente, por los arrastraderos de troncos, actividades que han movilizado grandes cantidades de suelo.

A nivel socioeconómico los impactos también han sido muy importantes. Pérdidas que no han sido compensadas por la ausencia del prometido "Plan integral para dinamizar económicamente la zona afectada". Además, ni las actividades de restauración, ni los aprovechamientos de la madera quemada han tenido repercusión significativa en la actividad económica de los municipios afectados.

Los conocimientos adquiridos durante los últimos años en gestión del combustible, predicción de la respuesta de los ecosistemas al fuego o en el desarrollo de técnicas de conservación de suelos, pueden paliar parte de los efectos de los incendios. Pero su aplicación requiere, más que cuantiosas inversiones, objetivos a largo plazo, implicación de las instituciones y de los agentes sociales, una adecuada planificación y la integración del sector forestal en la actividad económica de los núcleos rurales.

La extensión de los ecosistemas afectados y la escasez de recursos económicos, deberían ser factores determinantes para potenciar la calidad y sinergia, frente a la cantidad (extensión). En áreas tan extensas y despobladas la defensa del patrimonio natural requiere optimizar las inversiones o, por el contrario, habrá que asumir graves y nuevos procesos de desertificación (ambiental y poblacional).

José Antonio Alloza. Miembro de la Plataforma "Nuestros Montes no se olvidan"

INFORME COMPLETO : Incendios Forestales




*En recuerdo de los incendios del verano de 2009



lunes, 11 de julio de 2011

Bajo un árbol frondoso

Ramón. El País.



Una problemática única, al igual que un pensamiento único parece haberse adueñado de la vida social, empresarial, sindical, política y cultural. Un único problema omnipresente en torno al cual todo gira, en torno al cual todo vale. No hay tregua en las discusiones de bar, en los salones de los ayuntamientos, en los sillones de las cortes, en el discurso político,… el magnánimo "EMPLEO", todo lo mediatiza y absorbe, todo lo viste de prioridad, de lujo, de derecho inamovible, de deber institucional y multinacional. Nos rodea y exprime ya que consigue convertirse en la "MECA" hacia la que todo confluye.

Caminar por esta misma senda no parece desembocar en el lago de la abundancia, en el Dios que bendice a manos llenas, en la copa rebosante y desbordada que acoge todo y a todos. Ya urgen nuevos tiempos, hogueras en torno a las cuales la VIDA prevalezca frente al negocio y al mercado, al mercadeo y al tráfico de tiempo robado.

Ya no es posible danzar al compás de este ritmo acelerado y trepidante. Sentarse otra vez y descansar, recuperar el ritmo primigenio que latía acorde con la savia, con el lento crecimiento de los árboles, con las estaciones, con el tierno roce de embriones y plantones diminutos que se abren paso y día, aun en la noche.

¿Seguimos creyendo que hay trabajo para todos? Ya no es posible la consigna “consume hasta morir” y después sigue consumiendo y produciendo no importa qué, objetos, servicios, ocio, cultura,…La máquina hace ya tiempo que nos ha suplantado, ha sustituido nuestro tacto precioso y preciso por el frío y duro pozo de los recursos del fondo de la tierra. Seguir parapetados tras productos sin fin con el único objetivo de seguir manteniendo el estatus y el poder de unos pocos debería ya estar llegando a su fin.

Volvamos a proponer la detención, el “paro”
entendido como aminoramiento del ritmo que nos han impuesto y hemos asumido cual dóciles hijos del sistema. La vida está ahí con su fresco aliento, sus días y sus noches, con el suave y leve roce del amor, de la sonrisa cómplice y el corro infantil del juego, ya olvidado.

El ritmo de la vida ha quedado descolorido y desprotegido frente a la colosal política productiva mundial.

La única alternativa, la más revolucionaria es sentarse a compartir trabajo humano y sueldo y quizá además también, prescindir de él. Volver a disponer de horas de grato trabajo creativo, artesano, poético…volver a cultivar nuestros propios alimentos y gozar del contacto con la tierra madre, dolorida y gastada, extenuada hasta límites insospechados e inimaginados. Volver a ocuparnos de nuestras necesidades vitales podría abrir el camino de retorno y de futuro. Quizá la autogestión en pequeño grupo pudiera amortiguar el desencanto.


Os espero bajo un árbol frondoso, el más viejo y sabio, el mas venerable e imperfecto, el único Dios rebosante de lecciones. Allí nos sentaremos a hablar al margen de lo ya establecido, de lo largo tiempo trillado y definido.


Olga Estrada

miércoles, 6 de julio de 2011

Amigas y amigos en imágenes

Varias actividades desde finales del mes de mayo se han ido desarrollando en el Cea ítaca. Actividades en las que han participado muchas personas con la riqueza añadida de que han sido de todas las edades.

Vamos a realizar un recorrido fotográfico recordando los diferentes momentos que han llenado estos días de rebosante actividad y de gratos recuerdos.

Lo iniciamos con la última actividad, la Jornada de Sensibilización sobre Agroecología, Gastronomía y Biodiversidad Latinoamericana, en este caso centrada en Perú. Tras la charla, la celebración y el encuentro en torno a la degustación de varios platos típicos de la gastronomía peruana preparados con mucho afecto por las familias peruanas residentes en Andorra.Compartimos ,mucho más que alimentos: palabras, sonrisas y cantos.

Luz y su hijo


El domingo 26 tenía lugar la "I Feria de Intercambio de Andorra. Truequeteo". Un día caluroso en el que personas de diferentes edades y "mundos" se dieron cita en el Parque de la Solidaridad. Exquisitos panes, bizcochos, empanadas, grabados de alguna artista local, ropa, libros, vinilos, bisutería, productos de la huera, semillas, plantas, masajes,....y algo mucho más importante, el tiempo dedicado a promover un intercambio directo, sin la mediación de la moneda, con el ingenio y el humor, y en muchos casos la gratuidad.



Un fisioterapeuta de lujo


Mirando la exposición de libros que aportó el Cea Ítaca


A la búsqueda de la "mejor prenda"


El jueves 23, un taller en el que se daba a conocer el programa del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón: "Aragoneses frente el cambio climático". Un grupo de personas interesadas reflexionaban sobre los hábitos familiares que podían contribuir a frenar el cambio climático y se apuntaban a este programa comprometiéndose a subir dos peldaños más en esta ardua tarea. (La tecnología acaba de jugarnos una mala pasada y "ha desaparecido como por arte de magia" la fotografía correspondiente).




La "Ruta Sanjuanera" se iniciaba con una ruta interpretativa para conocer plantas medicinales, comestibles y las utilizadas en agricultura ecológica. Unas cien personas participaron desde el inicio a las 19h hasta el final de la fiesta con el "salto" a la hoguera de San Juan y con la recogida de nueces verdes, tal como dice la sabiduría popular, para preparar el rico y siempre bien recibido "vino de nueces". Rituales en torno al agua y el fuego, con poemas sabios que nos recordaban la vinculación a los elementos: agua, sol y tierra; cena compartida; queimada y limonada con menta para los más pequeños.



En torno a la "pequeña" hoguera


Francho Duque mientras recitaba "biodinamizaba" el agua del manatial de Fuente Moreno


El martes 14, Abu Bashar, director de la principal organización campesina de la franja de Gaza, nos trasmitía la dura represión a la que se ve sometido el pueblo palestino por parte de Israel. La esperanza se centraba en su permanente lucha frente a la invasión y destrucción de sus aguas y tierras y solicitaba la presión ciudadana para hacer cambiar las decisiones políticas que siguen favoreciendo al pueblo judio. Nos dejó su esperanza, su sonrisa y algunos regalos en recuerdo del pueblo palestino.



Abú Bashar junto al traductor y un miembro de "La Masadica Roya"


Abú Bashar



Henrí Bourrut, el día 8, nos hacía sonreir cual pequeños en un aula en torno a su cuento sobre el bosque, sobre los bosques de Aragón donde se van sucediendo los árboles más representativos a la par que la fauna característica de ellos. Con diferentes materiales como hojas, semillas y frutos se va realizando un interesante recorrido que acaba recordando lo importante de la biodiversidad, de la amistad y del compartir como forma de hacer frente a cualquier contratiempo. Este cuento recorrerá durante este año los diferentes municipios comarcales de la mano de la red de bibliotecas comarcal.



Henrí observa el trabajajo realizado por "los pequeños"







Los primeros días de junio, y un año más, volvimos a recorrer el Sendero Botánico con los niños y niñas de los colegios de Andorra. En reencuentro volvió a dejarnos un tierno poso de esperanza. La vivacidad y el movimiento, las respuestas anecdóticas y la seriedad con que aprenden a reconocer fauna y flora consiguieron despertar una vez más nuestro entusiasmo para continuar año tras año con esta propuesta.


Los niños y las flores




El día 1 de junio tenía lugar la presentación de las Jornadas sobre los Bosques comarcales: "La vida en nuestros bosques". Javier Escorza y J. Luis Lagares (Agentes de Protección de la Naturaleza y Naturalistas de Campo), junto a Javier Aznar, autor del Inventario sobre Patrimonio Natural de la comarca, nos conducían a través de los diferentes tipos de bosques y montes comarcales, además de hacer presentes los riesgos a los que se ven abocados en el momento presente. Los tres están considerados como unos de los mejores conocedores de nuestras masas forestales y todos aquellos rincones merecedores de una "mirada especial".


Tras la charla se inauguraban dos exposiciones "Nosotros, el bosque mediterráneo", exposición que itinerará por todos los municipios comarcales y "Bosques y espesuras", hermosas y variadas acuarelas de Santiago Osácar, "naturalista", antes que pintor y escultor, tal como el se definía, algo que se hace patente al contemplar su obra.

Santiago Osácar guiando al público y comentando sus obras







J. Luis Lagares, JavierAznar y Javier Escorza



Un taller sobre "Reciclaje de residuos" impartido por jóvenes participantes en los cursos de formación para el empleo, se realizaba la tarde del 1 de junio con el Centro de Educación de Personas Adultas de Andorra. Un taller con propuestas para reflexionar sobre nuestras actividades diarias y nuestro compromiso ambiental.



Antonio y Eva Camacho

Para finalizar, el día 25 de mayo tenía lugar uno de los talleres que ha contado con una mayor participación, el impartido por Belén Soler, de Turismo Rural "La Ojinegra" de Alloza. Más de 50 personas se pusieron "manos a la masa" y aprendieron la receta tradicional de la elaboración de pasta: canelones, espaguetis, tallarines,...Entre los participantes niños y niñas que disfrutaron de una actividad singular.



¡Y.................................CONTINUAMOS CON MÁS ACTIVIDADES, DE LAS CUALES OS IREMOS INFORMANDO!