domingo, 19 de septiembre de 2010

Amigo Labordeta

Te recuerdo sereno, como una roca donde agarrarse en tiempos confusos, como un faro en la noche, como un oso en bosque extraño.
Te recuerdo igual que la tierra a la que amabas: duro, austero, a veces impenetrable pero siempre acogedor y desbordado cual Ebro madre.

Recuerdo también tu voz como tormenta que atruena en escenarios y tribunas,
Te recuerdo “Con la voz a cuestas”

Y como un tierno y expectante buho.

Amigo Labordeta.

No hay comentarios: